Cuentas bancarias de fácil apertura

Ahora es más fácil abrir una cuenta, debido a que ya es posible hacerlo con una simple llamada telefónica o a través de Internet.


¿Qué cuenta me conviene?

Hay nuevas cuentas bancarias que puedes abrir fácilmente, si eres mayor de 18 años, sin acudir a las sucursales bancarias. Estas cuentas son convenientes porque:

  • Necesitas poca información para abrir tu cuenta: nombre completo, fecha de nacimiento, domicilio, género, ocupación, CURP y número de teléfono.
  • Puedes vincular tu cuenta con tu número de teléfono celular: de esta manera puedes enviar y recibir pagos electrónicos:
    • Son prácticas y cómodas: te evitan las molestas filas en sucursales bancarias o en cajeros automáticos.
    • Puedes realizar pagos a cualquier cuenta bancaria: desde cualquier banco y hacia cualquier banco, utilizando tu teléfono celular.
  • No es necesario acudir a una sucursal bancaria para abrir tu cuenta: se pueden abrir en algunos comercios donde los bancos tienen presencia, por teléfono o bien por Internet.
  • Puedes disponer de tu dinero cuando lo necesites: utilizando tu tarjeta de débito o tu teléfono móvil vinculado.

¿Cuáles son las ventajas de tener una cuenta bancaria?

  • Tu dinero se encuentra siempre disponible y protegido.
  • Puedes solicitar una tarjeta de débito con la cual puedes realizar compras en comercios.
    • Es más fácil saber en qué gastas para evitar excederte, ya que todos los pagos y retiros de efectivo se reflejan en el estado de cuenta.
    • Es más conveniente pagar con tu tarjeta en los comercios que la aceptan.
    • Algunos bancos te ofrecen promociones al pagar con tu tarjeta de débito.
  • Tú eliges la cuenta que más se adapte a tus necesidades y no tienes que pagar por servicios que no requieras.

Comisiones

  • Las cuentas de fácil apertura son baratas, pues las comisiones que cobran los bancos por tener estas cuentas y hacer pagos electrónicos son bajas.
  • Es importante que antes de contratar cualquier cuenta, conozcas las comisiones por: mantener la cuenta, consultar el saldo y hacer pagos electrónicos.