Mi presupuesto

Cuando recibes dinero ¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza?...

Gastarlo, ahorrarlo, pagar deudas, darte un gusto, invertirlo o, probablemente ayudar a alguien que lo necesite.

Y… Cómo tomas la decisión ¿Por impulso o piensas antes de tomarla?


Aquí, lo importante de todo es que aprendas a administrarlo de una manera sencilla para que estés en posibilidades de sacarle el mayor provecho.

Para ello, primero necesitas saber cuánto es lo que realmente te pertenece, ya que si tienes deudas, una parte de ese dinero ya lo tienes comprometido para pagarlas. Ahora bien, ya que cumpliste con tus compromisos de deudas, la cantidad que te queda ¿en qué la gastas?

Supongo que a cubrir tus necesidades básicas de comida, casa, trasporte, ropa, etc. En este caso es indispensable que sepas cuánto es lo que destinas normalmente a ellas.

Algo que te puede ayudar mucho es que anotes mensualmente, cuánto dinero recibes y a qué lo estás destinando.


Este registro de ingresos y gastos, te permite saber en qué estás gastando de más o en qué cosas puedes dejar de gastar para asignar mejor tu dinero, e incluso proponerte metas de ahorro para conseguir ¡aquello que tanto deseas!…. En pocas palabras, haz un presupuesto.